Mercado Publicitario en Venezuela está en hibernación

Sinahí Siracusa / @sinasira

Roberto Pol, presidente de J. Walter Thompson Caracas, agencia que este año logró posicionarse en el puesto número cinco, dice a PRODUCTO que la crisis ha hecho que la agencia sea más de proyectos puntuales que de clientes.

En el 2016 y lo que va de año, tanto en el ámbito nacional e internacional, a la agencia liderada por Roberto Pol no le ha ido nada mal en lo que a premiación se refiere. Recientemente, fue galardonada con el Sol de Bronce en la categoría “Mejor uso de las Plataformas Sociales”, gracias a la campaña “Mercado Social” de la Alcaldía de Baruta.

Comenta Pol que la estructura operativa de JWT se ha mantenido a pesar de la crisis y migración de personal, por lo que cuenta con el mismo equipo de 60 personas que tenía en 2016. Y en cuanto a los clientes, expresa que la crisis ha hecho que tengan que ser una agencia más de proyectos. “Hacemos proyectos puntuales para clientes. Esto no era así en el pasado, pero la crisis ha hecho que nos adaptemos a las circunstancias. Trabajamos para quien tenga un proyecto, por lo que podemos decir que, así como ganamos 100 clientes, perdemos 100 una vez que culmina el proyecto”.

Otro de los cambios a los que se refiere el presidente de JWT es a la importancia que ha ganado el mundo digital en la actualidad. Según Roberto Pol esta es grandísima y dice que las redes sociales en Venezuela están a la altura del mundo y que los clientes ya no están invirtiendo en televisión.

La calidad ante todo

Para Roberto Pol el mayor reto en este momento está en continuar el negocio manteniendo los estándares de calidad. “La misión que tenemos como agencia en esta crisis es sobrevivir. Gracias a Dios hemos podido continuar con unos índices saludables, sumando a estos los logros que significan los premios y poder competir desde Venezuela para el mundo”.

La continuidad del negocio requiere de un gran ejercicio creativo para mantenerse en un entorno tan hostil.

Pol es optimista y reafirma una y otra vez que la clave es mantenerse a pesar de la dificultad. “Sin duda, estamos viviendo la crisis más severa en el sector de la publicidad y por ello tenemos que poner el doble de esfuerzo en lo que hacemos. La continuidad del negocio requiere de un gran ejercicio creativo para mantenerse en un entorno tan hostil. Este año ha sido más complicado ya que a la crisis económica, política y social preexistentes se le han sumado las protestas”.

Pol señala que una de sus grandes preocupaciones es lo secuestrada que la economía del país está. “No estamos en una economía libre de mercado porque en estas circunstancias es casi imposible. Creo que los que tengan una oportunidad de decirlo a viva voz lo harán sin temor a represalias, porque sencillamente la mayoría de las compañías en este momento tienen como finalidad mantener el negocio a flote y conservar la esperanza de que esto cambie para trabajar en la Venezuela que todos queremos.”

Un país en peligro de extinción

El líder de J. Walter Thompson Caracas considera que el mercado publicitario en Venezuela está en un proceso de hibernación. “Todos estamos corriendo el riesgo de atrofiarnos. Y cuando digo todos, me estoy refiriendo a los anunciantes, a los productores y a las agencias. Esa es una de las razones por la que nosotros hacemos tanto esfuerzo en intentar hacer una comunicación que compita en el mundo y pueda ganar un León de Cannes porque estamos tan atrofiados que los clientes ya no quieren hacer comunicación porque les tienen miedo al Gobierno, y no pueden decir cosa alguna, porque si hablan de precios entonces el Gobierno les cae encima y si hacen una promo les cae el órgano que regula las mismas. Entonces, desde el cliente hasta las agencias, pasando por medios y productores, estamos en un proceso de hibernación que nos está atrofiando”.

Adicionalmente, Pol expresa su molestia por la baja calidad en los trabajos que se están realizando actualmente en el ámbito de la publicidad. “Veo a la misma gente que se hizo conmigo y que hoy están con clientes o en otras agencias, hacer cosas que no sirven, malas, vergonzosas, y me asombro. Hay cosas agarradas con pinzas que se salvan. Pero esto que sucede es producto de la atrofia que nos envuelve”.

En opinión de Pol, para que las cosas puedan mejorar, todo tiene que pasar por un cambio de gobierno. “El cambio en Venezuela puede ocurrir, y va a ocurrir, solo cuando esta gente salga… Estamos en una coyuntura muy delicada, en la que, para mí para Roberto Pol, sí nos estamos jugando el país. Lo digo desde mis zapatos. Yo, Roberto Pol, amo a este país. He permanecido aquí y me encantaría quedarme aquí. Pero si no ganamos esta última batalla y esta constituyente ratifica el comunismo y la dictadura en la que estamos, entonces para mí, habremos perdido más que una batalla, habremos visto perderse un país”.

Start typing and press Enter to search